Archive | abril 2018

San Antonio de la Florida (Madrid)

Iglesia construida por orden de Carlos IV, se edificó entre los años 1792 y 1798, famosos por los frescos que pintó Goya en su interior y por contener actualmente su tumba.

20180322_113729_resized

20180322_113800_resized

20180322_113705_resized_1

20180322_113646_resized_1

Era uno de los templos más populares de Madrid, dedicado a las jóvenes solteras y que se le conoce por la verbena que se celebra en sus alrededores.

En el año 1905 fue declarada Monumento Nacional y en 1928 el culto que en él se profesaba, se trasladó a una iglesia gemela que se construyó al lado.

Iglesia gemela

20180322_113823_resized

20180322_113916_resized

20180322_114001_resized

En su interior no se pueden hacer fotografías, por lo que las seguidamente expuestas están tomadas de internet, simplemente con el ánimo de mostrarlas.

Goya16

museo-de-goya-madrid-1000x516

san-antonio-florida-detalle-19-1024x677

tumba-de-goya

 

 

 

Un amor (Alejandro Palomas)

“Un amor” es el premio Nadal de Novela 2018, escrita por el autor Alejandro Palomas; cuando me la regaló una estupenda amiga de Barcelona, pensé en lo mal que me llevo con leer premios literarios de todo tipo.

51uxJwr2BKL._SX288_BO1,204,203,200_

Prefiero sin duda leer un libro antes de que le den un premio, parece que en el sentido contrario no funciona en mi papel de lector, tampoco me gusta ver una película sacada de un libro que haya leído antes, nunca me termina de ilusionar.

Me he puesto a leer con todo el interés, pero no he terminado de sentir ansias por terminar la novela, reconozco que está muy bien escrita y que transmite sentimientos, pero para mi gusto le falta que “pase” algo más.

Lo que he encontrado más atrayente son las últimas páginas, pero siempre con la idea de que no “pasa” nada y también algunos golpes de humor del personaje que hace de madre, Amalia.

 

Descripción del producto (Amazon)

Reseña del editor

En el reducido universo familiar de Amalia y sus tres hijos, Silvia, Emma y Fer, el engranaje se mueve al ritmo desacompasado de las emociones. Es una familia típica, y sobre todo, muy real. Un cosmos cocido al fuego lento de varias entregas que han atado a miles de lectores. Pero llega un día cumbre en sus vidas. Emma se va a casar y todos se sumergen en las tareas y los remolinos de organizar la mejor boda. La noche previa a la ceremonia, una llamada rompe la armonía familiar. Silvia, Emma, Fer y otros parientes se conjuran para poder celebrar a la vez el aniversario de Amalia, que coincide inevitablemente con la fecha de la boda. 24 horas de acelerón emocional que pondrán a prueba a todos y cada uno y al mismo engranaje familiar.
Un nuevo ejercicio de virtuosismo emocional. Una literatura que llega por el plexo y se inocua directamente a los sentimientos. Alejandro Palomas extiende su ya variada paleta de colores para dotar a sus personajes de los matices, sesgos y rasgos que los acercan a los lectores y éstos los reconocemos como a propios en sus particulares universos familiares.

Nota de la solapa

En el reducido universo familiar de Amalia y sus tres hijos, Silvia, Emma y Fer, el engranaje se mueve al ritmo desacompasado de las emociones. Es una familia típica, y sobre todo, muy real. Un cosmos cocido al fuego lento de varias entregas que han atado a miles de lectores. Pero llega un día cumbre en sus vidas. Emma se va a casar y todos se sumergen en las tareas y los remolinos de organizar la mejor boda. La noche previa a la ceremonia, una llamada rompe la armonía familiar. Silvia, Emma, Fer y otros parientes se conjuran para poder celebrar a la vez el aniversario de Amalia, que coincide inevitablemente con la fecha de la boda. 24 horas de acelerón emocional que pondrán a prueba a todos y cada uno y al mismo engranaje familiar.
Un nuevo ejercicio de virtuosismo emocional. Una literatura que llega por el plexo y se inocua directamente a los sentimientos. Alejandro Palomas extiende su ya variada paleta de colores para dotar a sus personajes de los matices, sesgos y rasgos que los acercan a los lectores y éstos los reconocemos como a propios en sus particulares universos familiares.

Monasterio de El Escorial (Marzo 2019)

El Escorial es de esos sitios que siempre que se visita no te dejan indiferente y menos su Monasterio.

He aquí un paseo fotográfico, en un día de invierno:

20180326_112644

20180326_113602

20180326_113433

20180326_113429

20180326_112953

20180326_112749

20180326_112723

20180326_112531

20180326_112513

20180326_112134

Un curioso lugar con las Cocheras del Rey

20180326_114204

Opatija (Croacia)

Situada en la península de Istria, Opatija es una ciudad a la que se la conoce por la  “Riviera del Adriático”

P1090617

P1090618

P1090620

P1090629

Abrigada de los vientos de la zona, goza de un clima totalmente mediterráneo y por eso también se la nombra como la “Reina del Turismo. Éste es su principal fuente de ingresos.

Es muy fácil ver crecer a lo largo de su territorio plantas como el laurel, palmeras, castaños, También podemos ver frutas como los cítricos y kiwis.

P1090622

La hoja de Turismo de Croacia dice:

Desde finales del s. XIX, Opatija fue el centro de salud e invierno por excelencia del imperio Austro Húngaro hasta la Primera Guerra Mundial, y aún quedan en pie muchos lujosos viejos hoteles como recuerdo del esplendor pasado. Aquí pasaron grandes temporadas monarcas como Francisco José I, el músico Gustav Mahler, Isadora Duncan, o A. P. Chekhov, entre otros).

La principal atracción de la localidad es la naturaleza y por eso se pueden sacar bonitas fotografías de recuerdo, la playa es uno de los lugares preferidos para disfrutar

P1090624

P1090625

P1090631

Hay un lugar muy apreciado por los visitantes, es la denominada Villa Angiolina, sus alrededores son espectaculares.

P1090636

P1090633

P1090635

Un hotel de la zona

P1090619

P1090628

Otro diferente

P1090623