El último atardecer

Otro bonito relato de Mercedes Pinto Maldonado

Soy mi palabra

Atardecer sandalias

Habían pasado veinte años desde la última vez que pisara esa playa, pocos días después de aquel atardecer en el que se quedó adormecido sobre la arena.

Iban cada tarde. Era el lugar más hermoso y solitario del mundo; solo aquel viejo pescador remendando sus redes y que conocía a María desde que era una niña. A veces la encontraba charlando con él.

Elías estaba tumbado bocabajo en la arena, contemplándola, y María sentada a su lado, frente a la leve brisa que hondeaba su negro cabello:

―Para mí eres mucho más que el amor de mi vida ―le dijo ella, con la garganta trémula, como si tras sus palabras hubiese otras contenidas―, contigo he aprendido a amar el mundo.

―… ―él la miraba tras el arrebol de la tarde, callado, disfrutando de su salvaje belleza. Junto al murmullo de las olas, su voz cobraba un color distinto, tan sensual……

Ver la entrada original 423 palabras más

2 responses to “El último atardecer”

  1. Mercedes Pinto says :

    Qué gran honor es para mí ver este relato en tu blog. Gracias, Juanma, gracias por tanto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: