Archive | 25 mayo, 2012

Royal Caribbean sigue pensando en Cádiz

Mientras el dique de Navantia en la capital gaditana culmina la reparación del ‘Grandeur of the Seas’, la compañía americana de cruceros analiza la oferta presentada por la firma española para atraer más buques

25.05.2012

zoom

Un operario termina los trabajos en el salón principal del crucero.

zoom

Un empleado de Navantia toma una imagen de los trabajos.

La compañía americana de cruceros Royal Caribbean está estudiando una oferta de Navantia para convertir a su astillero de reparaciones de Cádiz en sede para la puesta a punto de sus cruceros. Según ha podido saber este periódico, no sólo se trata de la Royal. Si el acuerdo fructifica, también recalarían en el dique gaditano los buques de compañías filiales como Pullmantur y Azamara Club Cruises. Al parecer, los planes de la naviera norteamericana pasan por fijar tres diques de reparación en el mundo: uno en el Caribe para los viajes que se desarrollen por esa zona; otro en Asia y un sólo astillero en Europa. Y Navantia pretende que sea el de Cádiz.

De hecho, la relación entre ambas compañías no puede ser mejor. Si hace unos meses recaló en el astillero de Cádiz elSplendour of the Seas para una reparación a fondo, en estos días termina su puesta a punto un segundo buque de la firma, el Grandeur of the Seas. Y habrá, al menos, un tercero en el próximo mes de noviembre: el Serenade of the Seas, un crucero de más alta gama que el que hoy permanece ultimando las labores de reparación. En ese mes, el Serenade coincidirá con otro buque de la compañía filial, el Azamara Quest.

Y para 2013 se espera que puedan llegar hasta Cádiz otros dos cruceros de la Royal Caribbean. De fructificar la operación, el astillero de Cádiz se posicionaría como eje de un circuito de reparaciones que podría atraer a otras compañías de primer nivel, como es el caso de la americana.

Pese a ello, como reconocía ayer en el astillero gaditano el responsable comercial de Navantia-Reparaciones Cádiz-San Fernando, Ignacio Galán, el de Cádiz no es un astillero que hoy día pueda vivir tan sólo de las reparaciones de cruceros. Sobre todo porque los arreglos a este tipo de buques se produce en una época muy determinada del año, aprovechando la vuelta desde el Caribe hacia Europa o al contrario.

Galán explicó que “la Royal no es la única compañía que ha puestos su confianza en Cádiz. Sí ha sido la primera, la que ha dado un empujón fuerte a este astillero como centro de referencia para el resto de navieras por el tamaño de la compañía, que es de las punteras de su sector. Pero hay otras empresas con las que estamos negociando y tenemos muy buenas perspectivas de que 2013 sea un año francamente bueno en cuanto a cruceros, y esperamos que 2014 y 2015 se consolide el mercado con más compañías y barcos”. “No obstante -añadió el responsable de Navantia- no se puede esperar que este astillero viva tan sólo de los cruceros, vive de la reparación naval general y en determinados momentos del año sí dará un empujón de facturación este tipo de buques, pero los cruceros no pueden mantener al astillero”.

Ayer, este periódico visitó el interior del crucero, a escasos tres días de su marcha hacia Barcelona, desde donde partirá en un nuevo viaje que le llevará hasta Venecia y después la Provenza francesa. Las labores de Navantia consisten en trabajos de mantenimiento rutinarios del barco, concentrados en labores de pintura, trabajos mecánicos, renovación de acero, tuberías, motores eléctricos, todo lo que tiene que ver con la planta del barco.

Además, como explica Ignacio Galán, “se está dando asistencia al buque para la realización de otras muchas tareas que el armador trae contratadas de fuera”. El Grandeur entró en el dique el pasado día 2 y se espera que el 28 se marche. Mientras, unos 300 operarios de Navantia (la plantilla fija más unos 200 de industria auxiliar) más las 1.900 personas que viven en el buque mientras dura la reparación se afanan en que todo salga bien.

Por otra parte, el vicepresidente de Operaciones de Pullmantur, Eduardo López-Puertas, visitó el miércoles pasado las instalaciones de Navantia-Cádiz con la intención de consolidar las conversaciones ya iniciadas hace unos meses con los responsables de la factoría gaditana, de manera que pronto pudieran pasar por el dique gaditano algunos de los cruceros que conforman la flota de esta compañía de marcado acento español y filial de la Royal Caribbean. López-Puertas prefirió no avanzar ni cuántos ni cuáles serían los buques que podrían reparar en Cádiz pero sí comentó que las negociaciones van muy avanzadas y que los vientos soplaban de manera favorable para la consolidación de Navantia como factoría para la reparación o mantenimiento de cruceros.

Por su parte, el director de Reparaciones del astillero gaditano, Joaquín Hernández Rocha, confirmó el buen estado de salud de las conversaciones entre Navantia y Pullmantur y que aún es pronto para avanzar nada, sobre todo, según Hernández Rocha porque tienen que respetar la confidencialidad de sus clientes y prefieren que sean las propias compañías las que vayan anunciando sus planes. Y siguiendo en su compromiso de confidencialidad, Hernández Rocha afirmó que, a día de hoy, “tenemos comprometidas ya reparaciones con seis cruceros”. No todos de la Royal Caribbean, según confesó: “No le puedo decir con qué compañías hemos firmado pero sí le digo que son varias y todas ellas de gran importancia dentro del sector”.

diariodecadiz.es